Programación Neurolingüística

Bajo el nombre de Programación Neurolingüística (PNL) se conocen, entre otros, un conjunto de modelos, habilidades y técnicas para pensar y actuar de forma efectiva a partir del modelado de las estructuras lingüísticas, los mapas mentales y los patrones de comportamiento de las personas que han llegado a la excelencia en su campo.

 Sus orígenes se sitúan en 1975 en los trabajos de Richard Bandler en colaboración con John Grindler que analizaron cómo percibían y filtraban la   información los y las más prominentes terapeutas, como el fundador de la
terapia Gestalt, Fritz Perls. Pretendían averiguar por qué algunos y algunas terapeutas resolvían los casos en que trabajaban con más éxito que otros; anteriormente Bandler había estudiado terapia Gestalt.

La PNL parte de la convicción de que este estudio permite la identificación de los patrones y la posterior imitación a favor del desarrollo personal u organizativo.

Neuro, Lingüística y Programación se refiere a por qué la disciplina se llama así y significa que nosotros creamos patrones y modelos de la realidad a través de una configuración u ordenación determinada del lenguaje y que
se plasman, a nivel físico, en patrones de redes neuronales.

§ Neuro: tiene que ver con la configuración de patrones neuronales de las experiencias que vivimos.
§ Lingüística: se forma al otorgar un significado personal a través de la codificación en forma de lenguaje de las impresiones recogidas por los sentidos. La PNL da mucha importancia al campo semántico que utiliza una persona al comunicarse como reflejo de su canal de comunicación favorito:
Visual: grupo en el que se sitúan las personas que procesan la información principalmente como imágenes. Se sirven frecuentemente de palabras tales como: ver, mostrar, aclarar, etc.
Auditivo: grupo de personas que tienen más facilidad para captar y procesar sonidos y palabras. Suelen utilizar
expresiones como: me suena, te escucho, sintonizar.
Cinestésico: personas que perciben en términos de emociones y sensaciones, sin demasiado filtro lingüístico.
Suelen usar calificativos que hacen referencia al mundo físico: pesado, intenso, cálido.